Android es uno de los sistemas operativos más abiertos, versátil y personalizable del mercado. Quizá pienses que no es necesario rootearlo, pero te sorprenderías de la cantidad de cosas que se pueden hacer con un teléfono Android rooteado. A continuación se listan 10 razones por las que merece la pena (Traducidas de LifeHacker):

Índice

10. Desbloquear características ocultas e instalar aplicaciones “incompatibles”



En ocasiones, incluso Android no es lo suficientemente abierto para proporcionar las características que necesitas. Puede que una aplicación no esté disponible para instalar en nuestro dispositivo por algún motivo. Sin embargo, un teléfono rooteado puede ayudarnos a solucionar este problema: es posible instalar aplicaciones bloqueadas por las compañías telefónicas, adquirir características de las últimas versiones de Android, hacer que aplicaciones incompatibles sean compatibles o incluso emular características de otros dispositivos. En resumen, rootear el teléfono te proporciona la capacidad de hacer muchas más cosas.

9. Automatizar todo

Probablemente hayas oído hablar de Tasker, la aplicación que automatiza todo en tu teléfono. Aunque no es necesario tener el dispositivo rooteado para instalarla, es posible hacer muchas más cosas de estarlo. Tareas como alternar entre redes 2G y 3G, activar/desactivar el GPS, cambiar la velocidad del microprocesador, encender la pantalla y otras requieren del teléfono que esté rooteado. Por lo que para obtener el máximo beneficio de aplicaciones como esta, es necesario rootear.

8. Aumentar la velocidad del teléfono y la duración de la batería

Puedes hacer montones de cosas para acelerar el teléfono y incrementar la vida de la batería. Pero, como probablemente estés pensando, un teléfono rooteado podrá hacer más cosas. Con SetCPU puedes underclockear el microprocesador para ahorra batería u overclockearlo para obtener mayor rendimiento. Así como usar la aplicación Greenfy para poner en hibernación aquellas aplicaciones que no estás usando — Perfecto para esas aplicaciones que se mantienen ejecutando en segundo plano.

7. Bloquear Anuncios en cualquier aplicación

Todos comprendemos la necesidad de introducir anuncios ocasionales — Así es como se hace dinero. Por contrapartida, algunos anuncios llegan a ser muy molestos y consumen mucho ancho de banda. Si quieres bloquear los anuncios en ciertas aplicaciones, rootearlo con diferencia la mejor forma de lograrlo. AdFree, AdBlock Plus y Ad Away son tres buenas opciones.

6. Hacer copias de seguridad para transferirlas a otro dispositivo

Cuando obtenemos un nuevo dispositivo Android — o lo restauramos a como vino de fábrica- puedes facilitarte mucho el trabajo realizando una copia de seguridad de tus aplicaciones y ajustes. Así, puedes volver a tener todo tal y como estaba en unos cuantos golpes de dedo. De no tener el dispositivo rooteado, es posible realizar copias de seguridad de aplicaciones y datos, pero no será posible hacerlo con las aplicaciones y ajustes del sistema, ni automatizar el proceso tal y como hace Titanium Backup

5. Eliminar aplicaciones pre-instaladas

Titanum Backup sirve para más cosas además de realizar copias de seguridad. También puede des-instalar todas esas aplicaciones que vienen instaladas por defecto en el teléfono y que no solemos usar. Antes de des-instalar nada, es recomendable congelar la aplicación y ver si todo sigue funcionando, de ser así, es seguro des-instalarla. Personalmente llevo usando bastante tiempo una aplicación llamada Gemini App Manager, la cual dispone de esta funcionalidad, entre otras muchas.

4. Personalizar Android por completo

Si eres de los que disfrutan haciendo modificaciones a cada característica del teléfono, rootear es lo que necesitas. Ya sea para personalizar el diseño del teclado con algo como Keyboard Manager u obtener un desplazamiento más rápido (scroll), perfeccionar la administración multitarea, instalar temas con Pimp My ROM,. Al rootear el teléfono tenemos la capacidad de personalizar cada rincón de nuestro dispositivo.

3. Flashear un kernel personalizado

Para aplicar algunas de las mejores modificaciones a Android se necesita un kernel personalizado, el cual sólo se puede flashear un teléfono rooteado. El kernel es el responsable de la comunicación entre las aplicaciones y el hardware, con lo cual un kernel modificado puede proporcionar mejoras en el rendimiento, duración de la batería, incluso características adicionales como el Wifi tethering en dispositivos que no lo soportan por defecto, una carga de batería más rápida y mucho más.

2. Flashear una ROM personalizada

Es probable que hayas oído de ROMs, y es que es de lo mejor de tener un teléfono rooteado. Una ROM personalizada es básicamente una versión personalizada de Android, y cambia la forma en la que usas el teléfono. La principal ventaja es poder instalar versiones de Android que aún no están disponibles para nuestro dispositivo. Algunas incluyen sus propias características y otras cambian por completo todo. No importa qué teléfono tengas — Es recomendable que busques una ROM que te guste y la pruebes.

1. Ser verdaderamente el dueño de tu teléfono

Al final, todo esto se reduce a una cosa: tú eres el dueño de tu dispositivo, y deberías poder hacer lo que quisieras con él. Ciertas compañías y fabricantes intentan que esto no sea posible, pero con acceso de root, posees el teléfono de verdad, ya que puedes modificar cualquier cosa.

Referencias