Hace unos meses os hablé del El top 500 de los supercomputadores más potentes del mundo, y hoy os traigo una entrada traducida por mi compañero Haitike sobre este tema:

El centro de Superordenadores de Barcelona está construyendo uno de los ordenadores de alto rendimiento más verdes del planeta, pero si Alex Ramirez consigue su objetivo, podría ser también uno de los más potentes.

Ramirez, un director del centro, es la mente tras la construcción del nuevo superordenador, llamado Mont-Blanc, que usará el mismo tipo de chips de baja potencia que puede encontrarse en tabletas y smartphones hoy en día. Comenzando el próximo mes, su equipo comenzará a montar el primer prototipo del Mont-Blanc usando procesadores nvidia Tegra3 en lugar de los procesadores RISC o compatibles con Intel x86 que son usados en prácticamente todos los superordenadores actuales. Tegra 3 , manejará las comunicaciones entre las diferentes partes del sistema mientras el cálculo de numeros será hecho por procesadores gráficos multinucleo Nvidia de baja potencia aún por determinar, pero similares a la GeForce 520MX.



Para Junio, Ramirez planea realizar los benchmarks de la ampliamente seguida Lista Top500 de superordenadores, que mide los resultados del benchmark de supercomputación conocido como Linpack. Aún así Ramirez ha dicho que tiene sus ojos en otro objetivo: La lista de los 500 más verdes. Esta lista clasifica los ordenadores por eficiencia, en lugar de por rendimiento puro. “Esperamos estar en el top 10 ahí” dice Ramirez.

El Noviembre pasado, el ordenador más alto de la lista de 500 más verdes, un prototipo del ordenador IBM llamado Blue Gene en el centro de investigación Thomas J. Watson, pudo hacer más de 2 cuatrillones de cálculos por segundo (2 gigaflops) por watt. Cuando el prototipo del Mont-Blanc este operativo el próximo mes, debería acercarse a los 7 gigaflops por watt.

Ramirez está explotando uno de las tendencias más atractivas de la supercomputación: usar procesadores móviles y procesadores gráficos de baja potencia para conseguir computación de alta potencia.

Debido a la importancia de la duración de la batería en los dispositivos móviles, los chips como el Tegra 3 se centraran en usar tan poca potencia como sea posible. Los chips Tegra 3 del Mont-Blanc probablemente correrán en un rango cercano a los 4-watt. Esto no es nada comparado con el chip Intel Xeon, que puede fácilmente consumir entre 50 y 100 watts.

El principal problema es que los programas del superordenador tienen que ser reescritos para tomar ventaja de las GPUs y del Tegra 3. Nvidia ha intentado ayudar lanzando un software con herramientas de desarrollo que ayude a gene como Ramirez a escribir programas para los chipsets.

Ramirez piensa entrar en la lista Top500 del próximo Junio con un ordenador que usa entre 2,000 y 4,000 procesadores. “En lugar de usar pocos procesadores, pero de gran potencia, nosotros vamos a usar muchos de bajo consumo y media potencia” ha dicho.

Las cosas se vuelve más interesantes ahora que Vvidia empieza a preparar los sucesores para el Tegra 3, incluyendo el nuevo de chip de 64 bits basado en el nuevo diseño Cortex A15 de la compañía ARM Holdings. Este procesador será capaz de realizar parte de la cantidad de trabajo echa por los GPUs de Ramirez ahora mismo y podrían destacar realmente en rendimiento: cuatro veces más procesamiento usando los mismos 4 watts de potencia.

Pero para tomar ventaja de esta próxima generación de chips, el equipo de Barcelona necesitará tener perfectamente optimizado su software para la nueva y poco probada arquitectura. Necesitaran superar el benchmark Linpack usado en el grupo de los Top500, pero también necesitaran reescribir los programas de investigación usados por los científicos universitarios: software que simula problemas físicos y químicos intrincados. Esta sera la parte mas difícil. Si la apuesta sale bien, Ramirez cree que la maquina podrá seguir el camino hasta ser el sistema mas poderoso de la lista Top500 para el 2017. “Estamos trabajando en una maquina que podría utilizarse dentro de cinco años” ha dicho.

El sistema rondará probablemente el rango de los 200 Petaflop, unas 20 veces la potencia del superordenador con mayor ptencia del mundo actualmente, el Japan’s K Computer.

A pesar de toda esta excitación acerca del Mont-Blanc en el mundo de la supercomputación, ARM es crítica con el proyecto. Ve grandes beneficios en los smartphones y tabletas que los consumidores le están comprando, no en supeordenadores.

El mes pasado, el presidente de ARM “Simon Segars” nos contó en Barcelona que el proyecto de Superordenador era “interesante”, pero menospreció el mercado de la supercomputación. “Los superordenadores no son un mercado de alto volumen para ARM” dijo, “No es algo de lo que hablamos mucho. Nuestro negocio está basado en las ventas de unidades, por lo que estamos interesados en mercados de alto volumen”.

Fuente Original: http://www.wired.com/wiredenterprise/2012/04/</wbr>barcelona</wbr>

Autor: Robert McMillan con contribuciones de Cade Metz.

Traductor: Francisco José Rodríguez (haitike)

Índice