Ahora se han puesto tan de moda las direcciones cortas, del tipo http://goo.gl/fb/VdsDn o http://bit.ly/gn72m2, y dado que no se conoce la dirección real del enlace hasta que pinchamos él, se está aprovechando para difundir enlaces a sitios con contenidos maliciosos. Por eso es recomendable que antes de abrir una Url corta, nos aseguremos a donde nos redirecciona.

Existen algunos métodos para realizar esta comprobación. LongURL Mobile Expander, que es extensión para firefox, o una página web llamada realUrl.

Ambos nos devolverán la dirección del enlace “real”. Pero si el enlace nos lo envía álguien que no conocemos, lo lógico es no abrirlo.