Hay tantos formatos de sonido que podemos hacernos un lío a la hora de decidir cual usar, cual aporta mayor calidad al sonido… echemos una vista rápida a los distintos formatos existentes:

Formatos sin pérdidas: WAV, AIFF, FLAC, Apple Lossless y otros

Para conocer la diferencia entre formatos con y sin pérdida visita Does Bitrate Really Make a Difference In My Music?. En resumen, hay dos tipos de calidad de sonido: sin pérdida y con pérdida. La música si pérdida conserva la calidad de sonido de la fuente original — en la mayoría de los casos, CD — intacta, por otra parte, la música con pérdidas comprime el archivo para ahorrar espacio (a cambio de disminuir la calidad). En los formatos sin pérdidas se incluyen los siguientes formatos:

  • WAV y AIFF: Ambos son formatos sin compresión, con lo cual son copias exactas de la fuente original de sonido. Los dos formatos tienen esencialmente la misma calidad; simplemente almacenan los datos de manera diferente. AIFF lo creó Apple –Lo verás a menudo en sus productos–, pero WAV es mucho más universal. Sin embargo, ya que no están comprimidos, ocupan demasiado espacio innecesario. A no ser que estés editando sonido, no es necesario que usemos este formato.
  • FLAC: Códec de sonido sin pérdidas libre — Free Lossless Audio Codec (FLAC). Es el códec sin pérdida más usado, es una buena opción si buscamos almacenar nuestra música sin perder calidad. A diferencia de WAV y AIFF, usa compresión, ocupando menos espacio. Sin embargo, sigue siendo un formato sin pérdidas, lo que significa que la calidad de sonido es la misma que la fuente original, así que es mejor para escuchar que WAV y AIFF. Además es software libre y gratuito, lo cual es útil si te gusta echarle un vistazo a cómo funciona.
  • Apple sin pérdidas (Apple Lossless): También conocido como ALAC, es similar a FLAC. Usa compresión, aunque está hecho por Apple. Su compresión no es tan eficiente como la de FLAC, por lo que los archivos serán un poco más grandes, pero es compatible con iTunes y iOS (FLAC no). Por lo tanto, si usas iTunes o iOS como software principal para escuchar música, deberías elegir este formato.
  • APE: Es un archivo de muy alta compresión sin pérdidas, lo que significa que ahorrarás más espacio. La calidad es la misma que FLAC, ALAC y otros archivos sin pérdidas, pero no es compatible con la mayoría de reproductores. Por contrapartida hace que el procesador trabaje más para descodificar al estar tan comprimido. Por lo general, no recomendaría usar este formato a menos que te preocupe mucho el espacio y tengas un reproductor compatible.

Formatos con pérdidas: MP3, AAC, OGG y más

Para el día a día, es más probable que usemos formatos con pérdidas. Ahorran bastante más espacio, y si tienen una tasa de bits suficientemente alta (bitrate), será muy dificil de distinguir la calidad de la fuente original. A continuación se muestran los formatos que más se usan:

  • MP3: MPEG Audio Layer III, o MP3 para abreviar, es el formato con pérdidas más común. Tanto que se ha convertido en sinónimo de las descargas de música en internet. No es el formato más eficiente de todos, pero es sin duda el más compatible, haciendo así que este sea la primera opción a elegir entre los sonidos con pérdida.
  • AAC: Advanced Audio Coding, también conocido como AAC, es similar a MP3, aunque un poco más eficiente. Lo que significa que los archivos ocupan menos espacio y con la misma calidad de sonido que MP3. Y, con el iTunes de Apple haciendolo tan popular, es tan compatible como MP3.
  • Ogg Vorbis: El formato Vorbis, a menudo conocido como Ogg Vorbis debido al uso del contenedor Ogg, es la versión software libre a MP3 y AAC. Su principal atractivo es que no está restringido por patentes, pero eso no te afecta como usuario — de hecho, a pesar de ser abierto es de calidad similar, y mucho menos popular que MP3 y AAC, por lo que no todos los reproductores lo soportan. No lo recomiendo a no ser que te interese por el hecho de ser código abierto.
  • WMA: Windows Media Audio. El formato propietario de Microsoft, parecido a MP3 o AAC. Realmente no ofrece ninguna ventaja sobre los demás formatos, y no está muy bien soportado.

Entonces, ¿Cual deberías usar?

Ahora que hemos visto las diferencias existentes entre cada formato, ¿Cual deberíamos usar para nuestra música? En general, recomendamos usar MP3 o AAC. Son compatibles con la mayoría de reproductores, y la calidad de ambos es muy parecida a la de la fuente original si se codifica con un ratio de bits alto (bitrate). A no ser que tengas necesidades específicas, MP3 y AAc son las opciones más recomendables.

Sin embargo, hay algo que decir para almacenar música en formátos sin pérdida como FLAC.Aunque probablemente no notemos una mayor calidad, es bueno para almacenar música si tienes pensado convertirla a otros formatos más adelante — ya que convertir de un formato con pérdidas a otro con pérdidas (ej: de AAC a MP3) producirá archivos de menor calidad. En ese caso recomendamos FLAC. Además, podemos elegir el formáto sin pérdidas que queramos, ya que convertir entre formátos sin pérdidas no degrada la calidad del archivo.

Como conclusión final, podemos decir que no hay que obsesionarse con el tema. Simplemente hemos de estar seguros de escoger algo ampliamente compatible, no convertir entre dos formatos con pérdidas, y disfrutar de la música.


Vía | LifeHacker – What’s the Difference Between All These Audio Formats, and Which One Should I Use?
Imagen | Carl Berkeley

¿Eres curioso? » sigue este enlace

Únete a la comunidad